sábado, 4 de febrero de 2017

Estofado de jibia

Ingredientes:
  • Una jibia de unos 800 gr.
  • Un pimiento verde italiano pequeño.
  • Una cebolla o dos cebolletas.
  • Tres dientes de ajo.
  • Un tomate maduro.
  • Una hoja de laurel.
  • Medio vaso de vino blanco.
  • Guisantes congelados.
  • Tres o cuatro patatas.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Sal, pimenta negra molida, azafrán y pimentón dulce de La Vera.
  • Un litro de agua aproximadamente.

Limpiamos la jibia (si es fresca mejor congelarla durante varios días para que al cocinarla salga más tierna), la troceamos y dejamos escurrir.


Calentamos el aceite y hacemos un sofrito a fuego suave con pimiento, cebolla y ajos.


Salpimentamos la jibia y añadimos al sofrito junto con la hoja de laurel. Dejamos cocinar durante diez minutos aproximadamente.


Rallamos el tomate y lo incorporamos a la cazuela, removemos y sofreímos unos tres o cuatro minutos.


Añadimos el azafrán y el pimentón, removemos unos segundos y seguidamente echamos el vino. Dejamos cocer hasta que reduzca un poco el vino.


Incorporamos los guisantes y el agua. Dejamos cocer a fuego suave unos diez minutos.


Pelamos las patatas y las partimos haciendo chasquidos para que al cocer suelten el almidón y el caldo quede más trabado.

Añadimos la patata, rectificamos de sal y dejamos cocer.



lunes, 2 de enero de 2017

Cebolla caramelizada en Thermomix

Ingredientes:

  • 125 gr de aceite de oliva virgen extra.
  • 600 gr de cebollas o cebolletas en limpio.
  • Dos pizcas de sal.
  • 75 gr de pasas  sin pepitas.
  • Tres cucharadas soperas rasas de azúcar moreno.
  • 60 ml de vino Pedro Ximénez
  • Piñones (optativo).




Ponemos a calentar el aceite en el vaso de la Thermomix durante 6 min, vel 1, temperatura Varoma.

Mientras se caliente el aceite cortamos las cebollas en juliana.

Una vez caliente incorporamos la cebolla y la sal; programamos 20 min, vel 1, temperatura Varoma, con giro a la izquierda.


Añadimos las pasas y programamos 5 min, 100º, vel cuchara, con giro a la izquierda.


Incorporamos el vino junto con el azúcar y los piñones; programamos 10 min, 100º, vel cuchara, con giro a la izquierda.


Abrimos el vaso, removemos la cebolla y si le falta un poco, podemos programar 3 min, 100 º, vel cuchara y giro a la izquierda. Y así sucesivamente hasta que esté hecha, con cuidado de que no se queme.


domingo, 25 de diciembre de 2016

Risotto de setas en Thermomix

Ingredientes:

  • 250 gr de arroz "bomba".
  • 150 gr de cebolla.
  • 350 gr de setas variadas.
  • 25 gr de aceite de oliva virgen extra.
  • 200 gr de vino blanco.
  • 800 ml de caldo de verduras aproximadamente.
  • 50 gr de queso grana padano rallado.
  • 10 gr de mantequilla.
  • Sal.


El queso lo podemos comprar ya rallado, pero si disponemos de un trozo podemos picarlo en la Thermomix durante 10 seg vel progresiva 5-10 y reservamos. Después de esto no es necesrio lavar el vaso para continuar con la receta.

Ponemos a calentar en una olla el caldo de verduras, para que esté bien caliente cuando tengamos que añadirlo al sofrito que vamos a elaborar en la Thermomix.


Ponemos en el vaso la cebolla en cuartos y troceamos  4 seg a vel 5.


Incorporamos el aceite, las setas troceadas y sazonamos; programamos 8 min, vel cuchara con temperatura varoma.


Bajamos ingredientes y programamos 4 min, vel cuchara y temperatura 100º.


Añadimos el arroz y programamos 2 min 30 seg, a 100º, vel cuchara con giro a la izquierda.


Ponemos el vino blanco, removemos todos los ingredientes y programamos 4 min, 100º, velocidad cuchara con giro a la izquierda y sin cubilete para que evapore el vino.


Incorporamos el caldo de verduras muy caliente, rectificamos de sal y programamos 15 min, 100º, vel cuchara con giro a la izquierda. Cuando pasen diez minutos quitamos el cubilete y observamos si se ha quedado sin caldo, si fuese necesario añadimos medio vaso más de caldo muy caliente; removemos con la espátula desde el bocal, poniendo después el cubilete hasta que termine de hacerse.

Volcamos el risotto en una fuente grande y espolvoreamos con el queso rallado; también incorporamos la mantequilla en trocitos y removemos todo el risotto con mucho cuidado, dejamos reposar cinco minutos antes de servir.


 Podemos emplatar y espolvorear un poco más de queso por encima a la hora de servir.



miércoles, 23 de noviembre de 2016

Canistrelli (galletitas de vino)

Ingredientes:

  • 500 gr de harina de trigo.
  • Un sobre de levadura química, tipo "Royal".
  • 125 ml de vino blanco.
  • 125 ml de aceite de oliva suave.
  • 200 gr de azúcar.
  • Tres cucharadas soperas de anís en grano.
  • La ralladura de un limón pequeño.




Como dice mi amiga Silvia del blog Desastre en la cocina: "Coged lápiz y papel" porque una vez que los probéis...repetiréis, tanto por lo buenos que están como por lo fáciles de hacer.

Mientras hacemos la masa encendemos el horno y precalentamos a 175 grados.


En un bol ponemos el vino blanco, el aceite, el anís en grano, el azúcar y la ralladura del limón; mezclamos un poco.


Aparte cernimos la harina junto con la levadura y la incorporamos poco a poco a la mezcla anterior; podemos comenzar primero con unas varillas y terminar con una espátula o con las manos, no hace falta amasar mucho, sólo que los ingredientes estén mezclados. 


Quedará una masa consistente y a la vez blanda pero que no se pegará en las manos.


Extendemos la masa con un rodillo e intentamos dejarla cuadrada y algo gruesa. Con un cuchillo o cortapizzas cortamos en forma de rombos, o si se prefiere con cortapastas.


A la bandeja del horno le ponemos un papel vegetal y vamos colocando cada porción. Los canistrelli deben quedar ligeramente separados unos de otros para que no se peguen.


Cuando el horno haya adquirido la temperatura metemos la bandeja y horneamos con calor arriba / abajo durante 25 minutos aproximadamente, teniendo en cuenta que cada horno es un mundo. Hay que vigilar que no se doren demasiado.


Salen dos bandejas, mientras se hornea la primera podemos seguir cortando el resto de masa. Al hacerlos con forma de rombo nos sobra masa de los extremos, la volvemos a amasar y hacemos la misma operación.


Una vez horneados los ponemos encima de un rejilla hasta que se enfríen para luego guardarlos en una caja de galletas, se conservan bastante bien durante semanas, si no los devoramos antes.


Nota: Ideales para acompañar el té o café de las tardes de invierno.